¡Oh Henry! el maestro del relato en habla inglesa

Los prestigiosos premios para los relatos cortos más destacados en habla inglesa en Estados Unidos de cada año, llevan el nombre de un autor considerado por muchos como Borges, un genio del relato corto. Y aunque eso de genio del relato ya se lo hemos leído a muchos y es que tantos otros consideran a Edgar Allan Poe el también máximo exponente de los relatos y para otros lo es, para mi también Stefan Zweig, lo cierto es que O. Henry seudónimo de William Sydney Porter (1862-1910) no tiene nada que envidiarle a nadie en esto de construir estupendos relatos, sobretodo porque los suyos tienen la virtud de los finales sorprendentes e imprevisibles que nadie ha llegado a superar y que contribuyó a su prestigio como autor, tanto que en su honor se creó el prestigioso premio de relato corto O.Henry del que se han hecho merecedores otros grandes y quizá con el tiempo aún más famosos que él, William Faulkner por ejemplo.

Porter nacido en Carolina del Norte, quedo huérfano de madre siendo un niño y fue criado por su padre. Asistió y con gran aprovechamiento a la escuela y se graduó de farmacéutico siendo joven para luego dedicarse a todo tipo de faenas. Ya agricultor en Texas que lo mismo oficinista de Banco en Houston trabajo este último por el que sería acusado de desfalco y por algún tiempo había trabajado como periodista. Ese problema legal con su antiguo empleador el First National Bank le obligó a emigrar a Honduras en donde viviría hasta 1897 cuando vuelve a EUA y es apresado cumpliendo dos años de cárcel.

Aquellos años en la cárcel, y en que había perdido ya a su mujer y quedaba a cargo de una pequeña hija los ocupó escribiendo relatos que pronto fue vendiendo a algunos diarios y editoriales con lo que se encontró con una fuente de ingresos que estimuló al autor a seguir escribiendo.   Al salir de la cárcel fue contratado para escribir historias para un diario, con una paga mensual y una historia semanal, se casó de nuevo y se aficionó, como tantos autores excepcionalmente dotados como él al alcohol. Esa afición causaría su divorcio y su muerte en 1910, cuando a pesar de ser un reconocido autor murió muy pobre.

Los relatos de O. Henry siguen muy admirados y muchos de ellos se sitúan en lugares ficticios que bien se sabe corresponden, a donde vivió por mucho tiempo Honduras o a New York ciudad en la que vivió y a la que siempre se sintió ligado.  Su relato más hermoso? “Regalo de Reyes“. O. Henry que tomó ese alias cuando convertido en escritor recordó una época de su juventud alojado en casa de un amigo en donde habitaba un gato llamado Henry, la expresión ¡Oh Henry! se hizo muy popular durante aquellos años en que llevó a cabo su carrera literaria finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

También te interesará:

Thomas Mann homosexualidad latente de un titán de la literatura

Eleanor Alice Burford la gran dama del gótico

Escrito por | 23 de febrero de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Biografía

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta