Anne Sexton el suicidio de una talentosa poeta

AnneSexton

Los amantes de la poesía habrán leído sobre la gran poeta estadounidense, Anne Sexton.  La bella poeta estadounidense era una mujer extremadamente inteligente y atractiva, nacida en Massachussetts en 1928. Su vida transcurrió como la hija de un matrimonio que poco caso hacía de Anne y sus dos hermanas, ocupados en sus vidas sociales y la bebida.

La joven Anne Sexton,  se casó pronto y adoptó el apellido Sexton de su marido; también  pronto llegaron los problemas emocionales. Luego de dar a luz a su primera hija sufrió de depresión post parto, lo que el año siguiente  luego de nacer su segunda hija reapareció agravando su estado de salud. De tal manera que sus hijas fueron a vivir con sus abuelos y ella intentó suicidarse en aquel 1955, uno de los muchos intentos de acabar con su vida.

Poesía como terapia para Anne Sexton

Alentada por su médico, Anne Sexton comenzó a escribir poesía para canalizar los sentimientos de frustración, culpa, y otros que atormentaban el alma de la guapa poeta. Con un dolor tan intenso y presente, es normal que su poesía resultara sobresaliente. Ya sabemos que los escritores y poetas como tantos otros artistas suelen ser en muchos casos, almas torturadas que nos acercan a los sentimientos a través de sus dolorosos sentimientos o vidas.

Conoció a Sylvia Plath que compartiría con ella no solo el gusto por la poesía, sino que ambas en distintos momentos terminarían suicidándose. La poesía de Sexto como hemos dicho fue un rotundo éxito y lo es hasta hoy.  La poesía de Anne Sexton estaba lejos de la de otras poetas, para ella no eran los versos románticos y dulces, ella confrontaba los pensamientos de la mujer de su época que siguen siendo los de la mujer de hoy, el aborto, el desencanto, la maternidad, la menstruación son parte de su obra.

Suicidio de Anne Sexton

Escrito por | 11 de junio de 2013 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Biografía y Escritores

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta