Carazamba, la selva y la pasión en la novela criolla

Guatemala

El trópico de Guatemala, el clima caliente, y el verdor de la selva, los ríos que corren tranquilos entre los matorrales, son el escenario ideal para una historia, centrada en la pasión, la muerte, y la lealtad.  Estos eran los escenarios ideales para Virgilio Rodríguez Macal y las historias que dentro de la literatura criolla, escribió durante mediados del Siglo XX.

Carazamba una mujer demasiado hermosa y perfecta, a la que parece seguir un triste designio de muerte, es la imágen central de este relato que ya inicia en la orillas del azul Atlántico  en Izabal y lleva al autor, un hombre extasiado ante aquella que se apodera de su voluntad, en un camino plagado de misterio y peligros, cuya acción transcurre ya en ese Atlántico inmenso que en la selva petenera, en donde los animales están presentes en el ambiente, en los ruidos nocturnos, en el verdor de la selva que tanto gustaban al escritor Rodríguez Macal.

Carazamba fue escrita en los años 1940, su éxito fue rotundo, y durante décadas se convirtió en un texto escolar obligado, la historia está excelentemente construida para mantenernos interesados de principio a fin, tiene lo que tienen todas las buenas historias, suspenso, romance, lealtad y temor. El relato nos transporta en la imaginación a esos lugares en donde los tres personajes principales han de amar y sufrir.

Aunque el autor escribió muchas obras y todas ellas ambientadas en los paisajes de Guatemala, con personajes que en algunas eran, la fauna guatemalteca, su ocupación fue ser Cónsul en varios países, el oficio de escritor le llego primero como aficionado y ya de lleno cuando fue galardonado en varios concursos literarios.  Algunos de los que han analizado su obra, encuentran en ella críticas a la dictadura militar que controlaba Guatemala, en la época en que Rodríguez Macal escribió sus libros.  Una dictadura de 14 años que no dejo de influir al escritor.

Hay que leerse Carazamba, como dicen, con los ojos de la imaginación, perderse en aquellos caminos entre el monte, oir el canto de los pájaros en la selva al amanecer, sentir como si estuvieramos ahí el calor del trópico petenero, y aún quizá sentirnos, transportados a una vida salvaje y a unos personajes que en su colorido se nos vuelven inolvidables.

También te interesará:

“La Perla” de John Steinbeck retrato de la codicia

Marcel Proust “En busca del tiempo perdido”

Escrito por | 11 de abril de 2010 con 3 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Novela

Artículos relacionados

Comentarios

  1. El gran Gatsby de Scott Fitzgerald - 1001 Libros - 18 de abril de 2010 | 3:26

    [...] Carazamba la selva y la pasión en la novela criolla [...]

  2. melvin monzon - 23 de mayo de 2011 | 23:12

    necesito esta obra gracias

  3. jorge - 29 de julio de 2011 | 5:44

    un libro muy interesante

Deja una respuesta