Edward Bunker del presidio a Hollywood

Edward Bunker nació en 1933, un triste destino le esperaba al hijo de dos alcohólicos metidos siempre en problemas, y los que acabaron abandonándole luego del divorcio en que cada uno tomó por su lado, olvidándose del chico.  Destinado a muchos hogares sustitutos, el desamparo no ayudó mucho, a un niño que era muy inteligente pero que, sin duda diría algún especialista hoy, el rechazo, el abandono y la soledad convirtió pronto en un rebelde y luego en un problemático adolescente, ¿la siguiente parada? la cárcel.

Bunker gastó 18 años de su vida, entrando y saliendo de la cárcel, haciéndose una fama muy mala, y convirtiéndose en famoso, no precisamente por algo bueno, sino por ser el preso más joven llegado a la tristemente célebre San Quentin.  En esos años Bunker era todo lo que un expediente criminal podía ser, extorsionador, traficante, falsificador, atracador, hasta que en los años 70, concretamente en 1975, se encontró fuera de la cárcel y decidió darle un giro al asunto, precisamente un poco tiempo atrás, había empezado a escribir un libro, sobre la prisión, sobre el crudo mundo criminal, del que él sabía bastante, ya que hasta había formado parte de la mafia mexicana, latinos encarcelados en los Estados Unidos, que mantenían el control en todas las cárceles del sistema penintenciario americano. 

Su primer libro, molestaria sin duda algunas susceptibilidades, tan descarnados como “No beast so fierce” y luego la que se convertiría en una película taquillera “The Animal Factory” ésta última un relato sobre un encarcelado, su vida tras las rejas, y su plan de huida.   Amigo de Steve Buscemi, actor y director reconocido en Hollywood, logró participar en algunas películas, la última de ellas “The Longest Yard” con Adam Sandler, poco antes de su muerte ocurrida en el 2005, tiempo en el que estaba casado con una joven abogada y había tenido un hijo.

La literatura de Bunker, supo traer a la visión de los lectores y luego a los cinéfilos, porque algunas de sus novelas se convirtieron en películas, la realidad de un mundo obscuro y tenebroso, la cárcel, desde los ojos, de un chico abandonado convertido en un adulto que quizá no quisó ser, pero que las circunstancias llevaron por desastrados derroteros, ¿su mayor logro? sin duda dejar de lado su escabroso pasado y convertirse en escritor…

Como siempre sucede o al menos en la mayoría de los casos, las películas restan calidad a las obras de Bunker que son libros dignos de leerse.

También te interesará:

Literatura moralista de un hijo ilegítimo, Alejandro Dumas hijo

Oh Henry el maestro del relato corto en habla inglesa

Escrito por | 1 de marzo de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Biografía

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Germaine Greer irreverente y sincera - 1001 Libros - 2 de marzo de 2010 | 15:50

    [...] Edward Bunker del presidio a Hollywood [...]

Deja una respuesta