El Príncipe y el Mendigo de Mark Twain

Esta es una agradable lectura juvenil que resulta ideal para cualquier edad, a mi siempre me parece uno de esos libros que disfrutas una tarde ventosa de otoño, cuando lo único que apetece es quedarse en casa y tenderse en el sofá dejando pasar las horas en las letras inolvidables de uno de los autores estadounidenses más famosos del mundo, Mark Twain y “El Príncipe y el Mendigo”.

Si nos fijamos bien el argumento de esta historia ha sido versionado infinidad de veces, en la televisión y el cine, recreando nuevos personajes y creando historias que se alejan de la de Twain pero retomando el nudo principal, el intercambio de papeles, entre un niño rico en este caso un Príncipe y un pobre niño mendigo y maltratado, de la más baja clase social que se ve transportado a una vida que nunca hubiera pensado que existía.

Twain escribía esta historia alrededor de 1880 y miraba la luz en 1881 y no en Estados Unidos sino en Canadá donde se convirtió en todo un suceso de ventas. La historia que ya luego cobraría fama mundial, se ha catalogado como histórica y aventuras, lo mismo que juvenil e infantil, Mark Twain escribía con tal genialidad que esta historia es para todos. Eduardo el hijo del rey Enrique VIII de Inglaterra es un pequeño niño que se encuentra con otro similar fisícamente a él, pero que no es su pariente ni nada parecido, el pobre Tom Canty el hijo maltratado de un málvado padre que no encuentra mejor cosa que hacer que someterlo a castigos.

El intercambio de los niños resulta todo un descubrimiento para ambos, el joven Príncipe se las verá en manos de un maltratador y tratando de escapar de aquel y recuperar su antigua y cómoda vida, encuentra un amigo en Miles Hendon que le brindará la ayuda que necesita para volver a casa y recuperar el trono que heredará porque su padre está a las puertas de la muerte. Mientras eso sucede nuestro pequeño mendigo se encuentra en el Palacio y la corte se ve ante la muerte de su rey y un príncipe que les parece que ha perdido del todo la razón.

Ya les digo, una historia que se disfruta siempre, y que sino han leido deben leerla.

También te interesará:

Huckleberry Finn al estilo de Mark Twain

Escrito por | 22 de agosto de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Aventuras y Infantil y Juvenil

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Un yanqui en la corte del rey Arturo, el optimismo y el futuro - 1001 Libros - 27 de septiembre de 2010 | 19:35

    [...] El principe y el mendigo de Mark Twain [...]

Deja una respuesta