Emile Zola y Jeanne Rozerot amor clandestino de un genio

Emile Zola y Jeanne Rozerot amor clandestino de un genio, Emile Zola es considerado el padre del naturalismo francés, logró triunfar en la literatura antes de los 30 años  y cuando tenía 28 ya era un autor bien pagado y con renombre, que se había casado y llevaba al parecer una vida calma y familiar. Apreciado por sus contemporáneos, era amigo de otros literatos, un hombre agradable con una esposa agradable pero que no podía darle hijos, lo que en alguna manera hacía sentirle incompleta la vida.

Todo cambiaría cuando la señora Zola ha contratado a la joven Jeanne Rozerot para ayudanta en el hogar familiar, como cocinera y costurera, la chica tiene 21 años y el autor se acerca a los 50, ve volver la juventud y por ella cuida ahora de su apariencia poniéndose a dieta, lo que dará sus resultados cuando poco tiempo después se convierten en amantes. La esposa de Zola no está felíz con la situación y no admite el divorcio pero pide que deje de ver a Jeanne, lo que el genio literario no está dispuesto a ceder, aunque con ocultamientos sigue adelante su relación con Rozerot.

Durante los siguientes años Zola se divide entre su hogar de siempre y el que ha colocado para Jeanne y los dos hijos que han tenido, así transcurría la vida del autor hasta el día triste de su deceso, asfixiado por el monoxido de una chimenea que se dijo estaba accidentalmente defectuosa. Una década después se confirmarían las sospechas, al confesar un moribundo en su lecho de muerte que había sido pagado para cerrar la chimenea y de esta manera muriera el autor, todo aquello derivado a su enfrentamiento con los nacionalistas por el affaire “Dreyfuss” y su mítica carta “Yo acuso”.

Le sobreviviría su esposa y su amante, que compartían el mismo ferviente amor por Zola, lo que habría permitido que los hijos de Jeanne fueran reconocidos con el nombre de su padre. Isabelle Delamotte se ha hecho eco de esta relación con el libro que ha publicado sobre el Romance de Jeanne.

También te interesará:

Emile Zola una página de amor

La Taberna de Emile Zola la desesperanza y el alcoholismo

Teresa Ranquin el amor también es obsesión

Escrito por | 29 de abril de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Escritores

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta