Entre patos va la cosa, Carl Barks y la saga de los patos

Pato Donald y sus amigos

Casi es imposible pensarse que alguien ignore ¿quién es el famoso Pato Donald y su tio ricachon?  Y es que el famoso pato de Carl Barks se convirtió casi desde su debut en el favorito de chicos y grandes.  Barks nacido en 1901 en Oregón, Estados Unidos era un dibujante nato que poco asistió a la escuela que abandonó pronto por problemas auditivos que no fueron tratados y que hijo de un granjero, huérfano pronto de madre creció siendo un niño solitario, trabajador de la granja de su padre desde muy joven, sin amigos que encontró en los dibujos que hacía la compañía que no tenía.

Barks logró en 1923 interesar a una revista en sus dibujos y aquella le contrató como un empleado permanente con lo que se dedicó con alegría a su pasión de siempre el dibujo y dejo el trabajo que siempre le aburría de granjero.   Su talento fue realmente apreciado cuando fue contratado en los años 30, por la compañía de Walt Disney.

Aquellos años en Disney dieron paso a su talento como creador de historias y con el Pato debutando para los seguidores de Disney, Barks se dio a la tarea ya no solo de dibujar sino de construir episodios jocosos para los chicos de Patolandia.   Pronto el Pato se convertía en una estrella y Barks se dedicaba en cuerpo y alma a la producción de las historias animadas que entonces se ponían tan de moda.

Pero su trabajo con Disney más que por deseo personal suyo, por las malas condiciones laborales que ofrecían a un talentoso ya dibujante que guionista como Barks llegó a su fin en los años 40. Pasó a formar parte de otra empresa en donde trabajó hasta 1966 ya creando nuevos personajes para el entorno de los patos y construyendo historias animadas que fueron un éxito. Barks plasmó para los patos historias que se convirtieron en la alegría de chicos y grandes.

Con el tiempo el Pato resultó para algunos no tan inocente como parecía, ya veían en él los adultos las críticas a la época que hacía veladamente Barks, que el Pato resultaba a veces irritante y no lograba conseguirse un empleo, y cuando trabajaba con el tio solía ser más que lo que se esperaría un buen empleado, un envidioso sobrino y un oficinista siempre dispuesto a descansar. El Pato era entonces el reflejo del hombre aburrido de su vida laboral, con mal salario que solo ve a su jefe, en este caso el tío enriquecerse, los sobrinos en cambio eran la frescura de las nuevas generaciones, los chicos soñadores que se arriesgan que aún no han sido absorbidos por su aburrido entorno laboral y que están listos a tomar desafios. Ya hay malosos en las pequeñas tramas patunas y un grupo de personajes que confirman el gran talento de su creador.

Barks murió en el año 2000 víctima de Leucemia, para entonces ya había llegado la era digital y su mayor alegría sin duda sería, que la misma hizo de su pato Donald un personaje aún más famoso llevándolo a lugares en que aún, si cabia, no le conocían y en culturas que igual que aquella generación de los años 40 que se vio un día frente a aquella particular familia animada, han sonreido con las travesuras del Pato y sus sobrinos.

Escrito por | 20 de marzo de 2010 con 2 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre General y Infantil y Juvenil

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Una revoltosa pelirroja “Pipi Calzaslargas” - 1001 Libros - 24 de marzo de 2010 | 5:21

    [...] Los recuerdos infantiles suelen perdurar aún más que los formados en la edad adulta, es por ello quizá  que la heroína fantástica, por aquello de que tiene gran fuerza, es muy lista, divertida, Pipi Langstrum que ya españolizada se convirtió en Pipi Calzaslargas ha sido un personaje célebre y se ha mantenido en el gusto de chicos y grandes desde la primera vez que fue publicada en 1945. Casi el mundo se pierde de la divertida Pippi cuando su autora, Astrid Lindgren fue rechazada por la primera editorial que leyó su cuento y lo encontró poco interesante. Esto sin embargo no le desanimó, después de todo lo había contado a su pequeña hija y algunos amigos que lo encontraron divertido y por ello lo envío a un concurso donde Pippi Langstrum se convirtió en el relato ganador. Y como en raras ocasiones sucede la televisión contribuyó a la difusión del libro, cuando en los años 60 una serie televisiva producida en Suecia tuvo enorme éxito no solo en el país sino en el resto de Europa por lo que con el tiempo la escritora intervino como guionista y en algunos otros países se grabaron historias de la pelirroja con éxito.  Por algún tiempo la divertida Pippi inspiró a muchos niños con sus aventuras y sus divertidos amigos. También te interesará: Entre patos va la cosa, Carl Barks y la saga de los patos [...]

  2. Hans Cristian Andersen, un pato se convierte en cisne. - 1001 Libros - 30 de marzo de 2010 | 3:55

    [...] Entre patos va la cosa, Carl Barks y la saga de los patos [...]

Deja una respuesta