Escritoras escriben con nombre masculino

Escritoras escriben con nombre masculino, escribir hoy en día para las mujeres es lo más normal del mundo, ya triunfadoras autoras de bestsellers como Isabel Allende no tienen que preocuparse de los críticos ni de que su obra sea relegada por su sexo, esto es hoy en el mundo de la literatura contemporánea, no lo tuvieron así las escritoras de siglos atrás que se vieron ante la necesidad de  adoptar seudónimos masculinos para publicar sus obras, para evitar ser discriminadas por ser mujeres, para que su obra fue tratada con respeto, para sencillamente publicar cuando las mujeres no publicaban.

Y algunas nunca vieron su nombre real convertido en el sinónimo de su éxito, sino su seudónimo para algunas ha llegado más allá de su tiempo, y es que muchos ignoran que algunos nombres no son precisamente de algun famoso literato sino sencillamente de una talentosa mujer que se entregó con ahinco al dulce intento de escribir y que logró triunfar. Ellas son algunas:

Las que adoptaron un seudónimo masculino para poder publicar: Mary Ann Evans se convirtió en el famoso nombre aún hoy de George Eliot. Armandine Dupin se convirtió en George Sand. Las hermanas Brontë, Emily, Charlotte y Anne se convirtieron por amor a la literatura en Currer, Ellis y Acton Bell.  Karen Blixen se convirtió en Isak Denissen.

 

Las que eligieron un seudónimo masculino para ocultar su identidad por su obra: Ann Declos una autora francesa que también uso el seudónimo de Dominique Aubry, ocultó su identidad durante medio siglo en Pauline Reage cuando escribió la controversial “Historia de O”. Alice Bradley adoptó James Tiptree Jr para escribir ficción. Aunque en estos casos el seudónimo intentaba ocultar su autoría de libros que en algun caso, Aubry, les hacían sentir incómodas. Norah Roberts tiene gran éxito como novelista erótica con el seudónimo de JD Robb.

En el idioma español abundan también muchas escritoras que usaron seudónimos masculinos, como Fernán Caballero que no era más que la escritora Cecilia Böhl de Faber y Larrea. Victor Catalá era Caterina Albert.

También te interesará:

Ken Follet inspirado en Catedral Santa María Vitoria

Libros prohibidos que merecen ser leidos

Escrito por | 6 de diciembre de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Escritores

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Los mejores libros de la literatura victoriana - 1001 Libros - 27 de diciembre de 2010 | 1:02

    [...] Bede de George Eliot En realidad toda la obra de Dickens, Brönte, Tackeray puede considerarse la más representantiva [...]

Deja una respuesta