Grandes autores y sus padres

Grandes autores y sus padres, a punto de celebrar el Día del Padre, la nostalgia por una figura tan importante e influyente en la vida de todos no deja de inspirar curiosidad por quiénes fueron los padres de esos genios literarios que nos legaron sus maravillosas historias. A menudo los padres de esos grandes autores no tuvieron fe en el talento de sus hijos, en otros casos faltaron por la muerte o la ausencia y eso caló en el corazón infantil para luego convertirse en un tema recurrente de su literatura, muchos fueron tan talentosos como sus padres y otros tantos ni siquiera tuvieron oportunidad de enorgullecer a sus padres con su talento y su éxito.

Alejandro Dumas hijo, nunca pudo perdonar a su padre y madre por su calidad de ilegítimo y aunque su padre se ocupó de su educación, le causó pesar cuando siendo niño lo alejó de su madre, una pobre costurera y lo envío a caros internados donde su calidad de hijo ilegítimo causó el rechazo y la burla de sus compañeros. Siendo adulto alcanzó la celebridad como su padre, y aunque llego a ser tan conocido como él, no logró superar sus tristezas infantiles. Triunfó con “La dama de las camelias” y escribió “Un padre pródigo” pensando en su mismo padre.

Ernest Hemingway, recordó siempre la imagen cálida y culta de su padre, quien le inculcó el amor por la literatura  y la historia, con él compartió los felices días de su niñez leyendo, aprendiendo, pescando o paseando por el bosque. Al contrario de muchos autores, no fue su padre sino su madre la que ejerció tiranía con el joven Ernest al que vestía de mujer, fue su madre la que quedó a cargo de él, cuando su padre angustiado siempre por su relación con su esposa, se suicidó. Hemingway también se suicidaría muchos años después.

Fedor Dostoievksy, hay algo de contradicción en lo que se conoce sobre la relación del gran autor ruso y su propio padre, durante mucho tiempo se ha conocido que su padre un médico retirado y alcohólico, golpeaba a la prole y a su esposa, dándoles un trato tiránico a los niños que influiría en el futuro escritor y que sería reflejado en su famoso libro “Los hermanos Karamazov”. Aunque en los últimos años se ha dicho que tenían una armoniosa relación.

Honore de Balzac, no disfrutó ni de la compañía de su padre ni de la ternura de su madre. Casada su madre con un hombre 40 años mayor (el padre del autor)  no lo amaba y la vida hogareña le resultaba deprimente, cuando nació Balzac lo envío a una nodriza y luego a una escuela privada, durante toda su vida juvenil lo alejó de ella y no permitió de consiguiente la relación con su padre, que luego moriría. Balzac hasta el final de su vida vivió la indiferencia de su madre que afecto su personalidad por siempre.

Escrito por | 10 de marzo de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Escritores

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta