Jane Eyre de Charlotte Brönte, las viscitudes de una huérfana

Cuando por primera vez se publicó  Jane Eyre, el público  se dio a la tarea de querer adivinar quién era Currer Bell, que les regalaba tamaña historia de amor.  El tiempo era propicio para las  novelas románticas, y su autora, que una mujer era y no un hombre, como aquellos lectores de su época  pensaban, logró trasladar a sus líneas, la generosidad y la humildad de la heroína, que contrastan, con la maldad y el rechazo.  “Jane Eyre, una autobiografía” el primer título con que se publicó, se convirtió en un suceso de ventas, que la propia señorita Charlotte Brontë,  su autora, decidió dar a conocer su nombre, no imaginaba que su libro se convertiría en toda una referencia de la literatura inglesa del 1800.

Charlotte era  una de las cinco hijas,  de un clérigo inglés viudo del condado de Harworth, aburridos los niños  decidieron matar el tiempo, inventando juegos e historias y escribiendo desde muy jóvenes.  En algún momento ella y  sus hermanas, hubieron de asistir a una escuela lejos del hogar. Cuando sus hermanas mayores, se contagiaron en la misma escuela de tuberculosis y murieron poco después volvieron entonces a casa, el mal no se manifestaría en  Emily, Charlotte y Anne, por entonces;  aunque volvería en la edad adulta, convirtiéndose en el  motivo de muerte de las tres escritoras.  Siendo adolescentes, asistieron a otro internado fuera de Inglaterra para convertirse en institutrices.  Estos dos hechos aparecen reflejados en su novela, la heroína Jane debe asistir por instancias de una malvada tía a una fría y deprimente escuela para huérfanas, Lowood, y como Charlotte, Jane se convertirá  en una institutriz.

Luego de publicar “Jane Eyre”, Charlotte que anteriormente había publicado un libro de poemas con sus hermanas en 1846, sus hermanas también  publicarían sus novelas con igual éxito.  Para 1855 luego de algunos años de pesar, Charlotte había enterrado a sus hermanas y a su hermano Branwell  por  tuberculosis  agravada por su  alcoholismo, el muchacho no  logró triunfar como sus hermanas.    En 1855 estaba casada y embarazada y todo prometía en su vida, sin embargo, quizá por el embarazo o sencillamente porque la enfermedad estaba en ella desde aquella estancia en el colegio, un resfrío acabó con la vida,  de una de las más talentosas escritoras británicas.

“Jane Eyre” fue escrita durante un frío invierno inglés, y bien pueden encontrarse similitudes entre la vida de Charlotte Brontë y la historia de la pobre Jane, huérfana que es confiada a un tío que para su mala suerte, también muere, quedando como su tutora la mujer de aquel, egoísta y malvada, que no ve en la pequeña sobrina más que un estorbo, del que pronto se alejará, enviándola a la triste escuela de Lowood donde, Jane sufrirá mucho.   La novela nos relata la infancia en la casa de los Gibson, la crueldad del primo, las indiferentes primas y los  mal intencionados criados.   Siendo una joven, consigue un empleo como institutriz con un noble inglés.  El señor Rochester no es un hombre agradable, y   Jane se siente atraída por él. La pobre institutriz no imagina que el señor Rochester se ha enamorado de ella y le propondrá matrimonio.   Un visitante inesperado llega a la mansión, y  develará un misterio que en los meses de su estancia en la gran casa de Rochester, abrigaba Jane, los gritos al fondo del pasillo en un cuarto clausurado y el secreto que Rochester le ha ocultado impiden el matrimonio y obligan a Jane a huir.

Jane vivirá muchas viscitudes hasta encontrarse con  los Rivers, gente amigable, generosa y reciben con alegría a la chica aún antes de enterarse que son primos y que ella ha heredado una fortuna de un tío, que de no aparecer Jane, habría sido de ellos. Siendo que es un relato romántico, lógico final, la felicidad. Es una novela que no deben perderse.

La novela  y la heroína,  son encantadoras, y Jane mi favorita, resulta una mujer, como su autora, avanzada para su época. Una chica que viaja lejos a emplearse para obtener independencia, una mujer  que no se acomoda a la vida matrimonial que le ofrecen y va  en pos del amor que realmente la motiva. Sin duda, uno de esos libros que nos llenan placenteramente el rato. Lee “Jane Eyre” pinchando aquí

También te interesará:

Cumbres Borrascosas de Emily Bronte, donde el amor puede ser atormentado

Escrito por | 15 de febrero de 2010 con 7 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Novela y Romántica

Artículos relacionados

Comentarios

  1. “Marina” de Carlos Ruíz Zafón, una historia de suspenso y un retrato de una ciudad maravillosa, Barcelona - 1001 Libros - 21 de febrero de 2010 | 3:21

    [...] Jane Eyre de Charlotte Brönte, viscitudes de una huérfana [...]

  2. Carmen, una gitana inspira a romántico francés - 1001 Libros - 27 de febrero de 2010 | 16:14

    [...] Jane Eyre de Charlotte Bronte viscitudes de una huérfana [...]

  3. “Agnes Greys” de Anne Brontë - 1001 Libros - 28 de mayo de 2010 | 17:37

    [...] “Jane Eyre” de Charlotte Bronte, viscitudes de una huérfana [...]

  4. Los 100 mejores libros de la BBC I - 1001 Libros - 19 de diciembre de 2010 | 20:32

    [...] Jane Eyre de Charlotte Brönte [...]

  5. Historia de la novela romántica - 1001 Libros - 26 de febrero de 2011 | 0:18

    [...] Jane Eyre de Charlotte Brönte viscitudes de una huérfana [...]

  6. Grandes escritoras en el Día Internacional de la Mujer - 1001 Libros - 8 de marzo de 2011 | 18:22

    [...] Charlotte y Emily Brönte, así como su menos conocida hermana Anne, escribieron historias románticas en la época victoriana alejándose de los clichés de mujeres desválidas y necesitadas de protección masculina,  se adelantaron a su época con sus heroínas como Jane Eyre que tomaban las riendas de su vida y corrían riesgos en búsqueda de su felicidad. [...]

  7. Libros que fueron películas de Elizabeth Taylor - 1001 Libros - 26 de marzo de 2011 | 8:43

    [...] Jane Eyre basada en la novela del mismo nombre de Charlotte Bronte [...]

Deja una respuesta