La bella durmiente ¿una atolondrada? la versión de Charles Perrault de un viejo cuento alemán

¿Quién no ha disfrutado los viejos cuentos de siempre?  las historias infantiles que van en la tradición popular de muchas generaciones, porque seguro que todos siendo pequeños alguna vez participaron de las aventuras de la joven princesa condenada por un malvado hechizo a dormitar por 100 años, al cabo de los cuales un príncipe que no faltan en estos cuentos, que para eso son cuentos, vendría a por ella y con beso romántico y un amor a primera vista la sacaría de aquel estado y la haría vivir a su lado por siempre felices.

Charles Perrault lo mismo que los hermanos Grimm hicieron suyo un viejo relato, que existía en la tradición oral alemana desde tiempos inmemoriales, con malvadas reinas, hadas madrinas y en reinados con príncipes románticos y valientes, para convertirlo en cuento ya les digo famoso, “La Bella Durmiente del Bosque“.  Y aunque los segundos hicieron la suya, la más cándida e inocente de las versiones,  en realidad la dulce princesa aparece si lo vemos bien, poco afortunada en cuanto a la apreciación que de ella hace su autor, Perrault.

Perrault calificaba a la joven princesa Aurora, una atolondrada que solo por ello, ha sido que en total bobería  se pincha con el temido huso que la hará caer tal como el hechizo decía en un sueño profundo. Y es que el famoso autor francés, también se muestra poco generoso con la princesa, cuando en su versión, en la fiesta de bautismo las convidadas hadas van otorgándole a la pequeña sus dones, en ningún momento recibe don alguno de la inteligencia, lo que los estudios han interpretado como una alusión de Perrault a que por ser chica aquella princesa era todo lo que las hadas le regalaron, bondad, alegría, simpatia, belleza, menos inteligencia, ¿machismo? ¿en uno de los cuentos más populares del mundo?  sea así o no lo cierto es que Perrault solo escribía como un hombre de su época, en finales del 1600 cuando la condición de las mujeres en Europa distaba mucho de ser la de una sociedad incluyente.

Y con todo de que pueda o no ser como ahora dicen, una pobre princesa discriminada, y ya tachada de bobalicona, de bella pero tontorrona, “La Bella Durmiente” resultó ser una de las historias infantiles que dieron mayor popularidad a Perrault que en su producción literaria tiene otros tantos relatos para niños como “Mamá Gansa” o un minino famoso por generaciones “El Gato con Botas“,  autor celebrado en vida, Perrault ya lo mismo fue un escritor de ensayos profundos que de historias moralizantes como estos relatos de niños.

Perrault nació en París en 1628 hijo de una familia burguesa de gran importancia en la ciudad parisina, tiene un hermano mellizo y demuestra desde pequeño sus dotes para el estudio y una inteligencia elevada, de tal manera que pronto fue progresando en su educación y se graduó con honores de la escuela de leyes, obtiene un ventajoso empleo que le permite continuar además con su faceta literaria, se casa joven aunque habrá de enviudar con cuatro  niños de los que se ocupará solo, situación que influyó en su interés por la literatura infantil. Siguió escribiendo durante toda su vida y en 1698  se dio a la tarea de reunir en un solo tomo todos sus relatos infantiles que resultaron en su momento y hasta hoy de un éxito sin precedentes.

Lee los maravillosos cuentos de Charles Perrault pinchando aquí

También te interesará:

“Tres cuentos” de Gustave Flaubert

“La flor más grande del mundo” de José Saramago

Escrito por | 26 de febrero de 2010 con 3 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Relato

Artículos relacionados

Comentarios

  1. “Anaconda” de Horacio Quiroga - 1001 Libros - 13 de abril de 2010 | 3:45

    [...] “La bella durmiente” ¿una atolondrada? [...]

  2. Caperucita roja una heroína infantil complicada - 1001 Libros - 2 de mayo de 2010 | 19:09

    [...] La bella durmiente ¿una atolondrada? [...]

  3. anabela - 13 de junio de 2010 | 0:17

    hfrhgrhdffrdeeoenncvddewgsredsewwjjufrswwdeswgdefihhfgtwesdddewheynnhifogftedeeswftrrodpfrdejrurgtsdesdweefrdrevcmjhngnnnfgnntmnhybhynhnyhhnyhyhhfgfhggfffdhggdtttdggffseeddsewdeerflffkiifmbgftfrrjugar hyyerdffffrdeteoooohyydrhtfyo quiero jduegdveedvwegfertjfrhgrgfjehfjerggkurgfbjrfurgurbgjrbjffgbrufrjhfjegfgfgugbfgrbrgrgfghjfbjrhguvfjhnvhfggdtbveenrh,gpgpgnfhtvfbbrtfgfrrftfhfyyggteesdqqaswedfrgthyujkiloñpzaxscdvfbgnhmjklñdfhgrygyrqawsedftgyhujikolpñq4y8ugghjjjhbgggggggggggggfbbhnjmjmndhyrtgfngggttdewedesdwe dsedwesdwewdwewdwewdeewgegeejdujyo ani

Deja una respuesta