La Feria de las Vanidades de William Mackepeace Tackeray

Algunos que quizá no hayan leido al célebre escritor victoriano William Makepeace Tackeray, confundirán sin duda su libro con el de otro autor pero ahora contemporáneo, que tiene similitud en el título pero que son totalmente diferentes, me refiero a “La Hoguera de las Vanidades” de Tom Wolfe de la que ya les he contado en otro post.  Quizá lo que tienen en común es que ambas tratan sobre la vanidad humana, la necesidad de algunos de escalar socialmente y de obtener el reconocimiento social a costa de lo que sea. Vanidad de vanidades decía alguien famoso, todo es vanidad.

Tackeray que en su momento fue un aclamado autor, un gran amigo de Charles Dickens, con quien compartió el lugar predominante de la literatura de su tiempo, no eran para nada parecidos pero tampoco eran rivales, su literatura tenía en cambio mucho en común, era el reflejo de sus sociedades, una crítica a esas sociedades pero vistas desde sus particulares formas de pensar.  En “La feria de las vanidades” Tackeray nos muestra todo un catálogo de personajes, de todo estilo, ya personajes sencillos que complicados, los humildes y los orgullosos, los que ganan y los que pierden, los que quieren escalar y los que se conforman con sobrellevarse la vida sin mayores esperanzas, así es la sociedad que nos pinta Tackeray y así son nuestras sociedades de hoy nada ha cambiado desde el 1800 cuando ocurren estos hechos novelados.

Nuestra heroína es una mujer audaz, ambiciosa, poco escrupulosa, tiene firme sus metas y lo que se ha planteado no será algo que ella abandone por nada, hará todo lo que sea necesario para obtener ese lugar en la sociedad que ha soñado desde que quedo huérfana, esa es nuestra Becky Sharp pero también deberá tenerse en cuenta a otra mujer del relato Amelia Sedley el reflejo de muchos personajes, quiere solo llevar una vida calma, será porque no necesita conseguir nada es de una familia burguesa que también pagará caro el amor que siente por un joven rico, porque lo que Becky anhela ya lo tiene Amelia, aunque ésta última sea menos voluntariosa, para nada tenaz, y hasta conformista y nada inteligente, dos mujeres diferentes en una historia estupenda. Nuestra Becky Sharp nos mostrará su avivada inteligencia para tramar todo lo que competa a sus planes pero en algún momento verá que nada de ello ha servido cuando deba pagar la factura de sus escasos escrúpulos y desmedida ambición y falsedad, el precio que pagará será alto.

Ellas son los personajes centrales en esa historia de lo falso y lo verdadero, de la sociedad que ya les digo poco habrá cambiado desde entonces, donde todo mundo pretende ser y sentir lo que no es ni siente siempre y cuando su fingimiento le reditúe el beneficio propio, una historia sobre la vanidad y la falsedad, sobre los obstáculos que sortea una chica dispuesta a alcanzar sus fines a costa de quienes y lo que sea. El título viene bien para la narración, asistir a una feria con variados personajes en que todos actúan un papel y nos descubren la intención de Tackeray, hacernos pensar sobre lo vano que podemos ser los seres humanos.

También te interesará:

La hoguera de las vanidades de Tom Wolfe

Escrito por | 19 de julio de 2010 con 2 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Novela

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Los mejores libros de la literatura victoriana - 1001 Libros - 27 de diciembre de 2010 | 1:01

    [...] Catherine de William Tackeray [...]

  2. Yaeko Wurster - 5 de junio de 2017 | 4:17

    You are so cool! I do not believe I have read a single thing like this before. So great to find somebody with unique thoughts on this subject. Seriously.. thanks for starting this up. This website is one thing that is needed on the internet, someone with a bit of originality!

Deja una respuesta