La hija de Robert Poste de Stella Gibbons

Sucede mucho, que algunos escritores aunque escriban muchas obras, logren fama solo por una de ellas. O al menos eso ha sucedido con Stella Gibbons una escritora que en 1933 ganó el premio Femmina por su novela “La hija de Robert Poste” que se publicó el año anterior, pero no logró los siguientes años otra novela igual, y no fue porque no se ocupará en ello porque en realidad la señora Gibbons escribió mucho,  aunque ya les digo no tuvo ningún éxito como con este libro.

Gibbons debe haber sido una activa lectora para que su novela nos recuerde por momentos que arremete contra escritores tan populares en su época como  Jane Austen.  Flora es la hija de Robert Poste,  ha quedado huérfana y se las ve ante la posibilidad de alojarse y convivir con unos parientes a los que no veía desde tiempo atrás.  En la casa de los Starkadders a donde irá a vivir Flora todo es muy extravagante, lo que inspira a la risa, son todo menos  elegantes los  parientes que se esperaba Flora.

Pero nuestra heroína lejos de pensarse en abandonarse a su modo de vivir grosero y excéntrico, se arma de valor para intentar cambiar su forma de ser, lo que logrará en alguna medida pero deberá sortear algunos hilarantes obstáculos.  En todo modo Flora no ha hecho la elección de vivir con sus parientes por extrema necesidad u obligación,  sino porque chica criada en la comodidad ha pensado que vivir con ellos es mejor que trabajar.

También te interesará:

Boquitas pintadas de Manuel Puig

Doña Perfecta de Benito Pérez Galdós

Escrito por | 2 de julio de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Novela

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Memorias de mis putas tristes de Gabriel García Márquez - 1001 Libros - 4 de julio de 2010 | 3:54

    [...] La hija de Robert Postes, Stella Gibbons [...]

Deja una respuesta