La historia de las tarjetas postales

La historia de las tarjetas postales, hoy en día no hace falta comprarse una tarjeta postal para saludar a alguien ni siquiera enviar un saludo trasatlántico supone ya la espera alegre, de que un día nos llegaría una bonita postal, aún el ir hoy en día de viaje no nos mueve a una postal para sorprender a los amigos, así es la modernidad, por bellas que sean las postales de antaño fueron sustituidas por las virtuales de hoy, y aquellas que traeríamos de un viaje, ya resultan demasiado cotidianas por el hecho que los programas virtuales hoy suponen ver todo sin tener que esperar por una de ellas.

Aún así, las postales cumplían en el 1800 su función, de tarjetas postales usadas para comunicaciones oficiales que eran aburridas y faltas de atractivo se vieron a finales del siglo XIX convertidas en bonitas tarjetas que ya llevaban imágenes de países que de hechos históricos. Las primeras postales medían 9×14 ctms y se conocían ya en 1873 pero en los primeros años del siglo XX era frecuente recibir postales, eran la última moda y España pasó a convertirse en todo un país de postales, con paisajes de sus lugares más emblemáticos hasta imágenes de sus más preclaros personajes.

Hauser y Menet eran los fabricantes de las tarjetas postales españolas que con gran éxito se expansionaron de tal manera que hacían postales para algunos países de Latinoamérica. Navidad, San Valentín, los cumpleaños, un saludo desde el extranjero eran habituales en una tarjeta que para entonces ya se había reglamentado su tamaño, 9×14 ctms, dividida en dos partes una para el mensaje y la otra para poner el sello postal y la dirección. Eran más baratas que enviar una carta pero poco íntimas.

Aquellas postales dejaron de ser moda a partir de los años 70, y aunque aún existen hoy en alguna medida, fueron reemplazadas por los saludos virtuales, convirtiéndose las de aquellos años en objeto de colección…una pérdida de nuestra modernidad que no disfrutamos más, ya no nos llegan postales tan a menudo…la que ilustra este post es una postal enviada por Paul McCartney a su compañero en The Beatles, Ringo Star.

Imagen: Había una vez mucho viento

También te interesará:

El mito de Orfeo y Eurídice o el amor desesperado

Ninon de Lenclos escritora decide hacerse hombre

Escrito por | 10 de agosto de 2011 con 3 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre General

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Sopa de letras o el talento de Pedro Ocón de Oro - 1001 Libros - 17 de agosto de 2011 | 1:55

    [...] La historia de las tarjetas postales [...]

  2. Una postal vale más que mil palabras « Tu viaje, nuestro compromiso – BLOG HALCONVIAJES.COM - 8 de septiembre de 2011 | 14:20

    [...] ElsiglodelTorreón; 1001libros.com; Protocolo.org Compartir las ofertas de HalconViajes:TwitterFacebookCorreo [...]

  3. Una postal vale más que mil palabras | Halcón Viajes Blog - 18 de octubre de 2011 | 14:06

    [...] ElsiglodelTorreón; 1001libros.com; [...]

Deja una respuesta