La Real Academia Española de la Lengua, limpia, fija y da resplandor

En 1715 su majestad Felipe V de España aprobaba  la solicitud presentada por el notable  Marqués de Villena y Duque de Escalona, que el año precedente con un grupo de ilustrados españoles, fundaban la Real Academia Española, con el fin de preservar la belleza y corrección del idioma español.  Mucho ha pasado desde entonces, y hoy en día la Academia que desde 1894 se encuentra asentada en el centro de Madrid, junto con sus 21 filiales, en los 21 países de habla española, rigen y tratan de mantener como bien querían aquellos primeros académicos, darle el mayor resplandor  al idioma español.

Las filiales en otros países,  incluyen la Academia Norteamericana de la Lengua Española, un gran logro sin duda que busca preservar el español, en un país de habla inglesa donde un gran número de habitantes tiene el idioma español, como lengua de orígen.

La institución galardonada con el “Premio Principe de Asturias” contribuye con su trabajo al engrandecimiento del idioma español, y enfrentando los cambios de los tiempos, adecuándolo sin perder, la belleza original del idioma, que algunos estudiosos han vaticinado será el idioma más hablado en el mundo, en el transcurso del presente Siglo, derivado de las migraciones de hispanoparlantes hasta lejanos lugares de todos los continentes.

Como parte de su trabajo, la Academia se ocupa de actualizar constantemente sus publicaciones, entre ellas el famoso Diccionario de la Lengua Española, que junto con otras publicaciones datan desde los primeros tiempos de la Real Academia, y que son revisados constantemente, para mantener como ya dijimos, un idioma que se preserva pero que asume el cambio de nuestras culturas, la unidad del idioma es el principal objetivo de la Academia, desde aquel lejano 1715.

También te interesará:

Premio Nóbel de literatura, los galardonados

Escrito por | 10 de abril de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre General

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta