Las afinidades electivas, Goethe analiza las relaciones sentimentales

En “Las afinidades electivas” el gran escritor alemán se adentra en el análisis de las emociones, de las obligaciones morales y de los imperativos que las sociedades imponen al ser humano. No nos cuenta nada nuevo, nos recuerda las tantas ocasiones en que los humanos, deben optar por aquello que resulta más “conveniente” o “políticamente correcto” que por aquello que quizá les produzca más alegría y en el caso del amor, la consecusión de sus anhelos.

Eduard y Charlotte son un bien avenido matrimonio que ha tenido que sortear algunos obstáculos, antes de lograr casarse, han cumplido con las imposiciones familiares haciendo matrimonios convenientes que han terminado, para su suerte, rápidamente debido a una viudez que les ha permitido casarse y ya luego retirarse a una existencia tranquila en el campo. Esa vida sin embargo se alterará cuando Eduard invite a un amigo “El capitán” a pasar una temporada con ellos, el buen hombre pasa una mala situación y es recibido con entusiasmo al mismo tiempo que Charlotte invita a su joven sobrina  a visitarles.

El hogar estará entonces con 4 adultos que van sintiéndose irresistiblemente atraidos y la infidelidad no se hará esperar, el Capitan y Charlotte se entregan a la pasión, aunque la ocultan y aún llegarán a sacrificarse.  Lo mismo sucede con la sobrina de Charlotte, Ottilie que se enamora de Eduard y se dejan llevar por una pasión desenfrenada, pero como sucede siempre Eduard no quiere disimular y planea fugarse con Otillie abandonando a su esposa y tia de su amante, lo que se frustrará cuando se entera que su esposa está embarazada.

Charlotte y el capitán se sacrifican y se separan. Ottilie y Eduard deben fingir y Eduard se marcha a la guerra, durante su ausencia su mujer dará a luz un niño que se parece al viejo amigo de Eduard y cuando Eduard vuelva de la guerra algunas situaciones desencadenarán la muerte de ese niño cuando lo cuidaba Ottilie por lo que ella presa de remordimientos se deja morir aún cuando luego de morir el niño Charlotte rompe su relación con Eduard y piensa en marchar, ya podían Ottilie y él ser felices, pero lo dejan de lado, eligen lo que les parece correcto,  pero no lo que realmente quieren.

 

Johann Wolfgang Von Goethe nació el 28 de agosto de 1749 en Frankfurt del Meno, Alemania, en una familia acomodada de la que su padre se ocupó directamente de su educación.  Con un talento inmenso para el estudio, un chico superdotado y lleno de interés por conocer aprendió pronto y bien,  tanto como le fue posible y se encontró ya siendo joven estudiando derecho con gran éxito.

Para 1809 tenía ya una fama literaria dentro y fuera de Alemania y sus libros habían constituido enormes éxitos editoriales, ese año publicaba “Las afinidades electivas” .  Considerado todo un escritor romántico a partir de la famosa “Cuitas del joven Werther” Goethe es considerado hoy en día un referente de la literatura mundial y un orgullo para su natal Alemania.

Estudioso de toda la ciencia posible, tituló este libro haciendo alusión a la atracción irresistible lo mismo que misteriosa que tienen los metales.

No había en el matrimonio de nuestra novela intención alguna de caer en la infidelidad,  ni de traicionar sus formas de vida, era solo la atracción inexplicable lo que los orilló ya a la pasión y luego el amor al que antepusieron las obligaciones morales y la demandas de la sociedad.

Goethe murió en Weimar, Alemania el 22 de marzo de 1832, lejos de ser solo escritor para el final de su vida había triunfado como poeta, novelista, dramaturgo y científico.  Lee “Las afinidades electivas” pinchando aquí

También te interesará:

24 horas en la vida de una mujer

Ardiente paciencia

 

Escrito por | 4 de febrero de 2010 con 2 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Novela y Romántica

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Cartas de amor a Norah - 1001 Libros - 9 de febrero de 2010 | 6:10

    [...] Las afinidades electivas Goethe analiza las relaciones sentimentales [...]

  2. Ricardo Deisher - 7 de abril de 2017 | 10:16

    I really enjoy reading through on this site, it has wonderful blog posts. “Words are, of course, the most powerful drug used by mankind.” by Rudyard Kipling.

Deja una respuesta