Las ciento veinte jornadas de Sodoma del Marqués de Sade

Ciertamente no es nada agradable leer algunos de los libros, creo que todos, del Marqués de Sade, noble francés tristemente ligado a la perversión, al que confinado en un manicomio trataron de acallar y que hasta hoy en día se ignora si todas esas perversiones ya luego creaciones literarias salian de la mente de un hombre sexualmente perverso o de un loco total.  Lo que sea que fuera, a veces también me sorprende que en varias recopilaciones de la mejor literatura del mundo, entre autores como Faulkner o Cervantes aparezca el señor de Sade.  La literatura es como todo, hay para todos los gustos.

Y por eso mismo me leen ahora reseñándoles Las ciento veinte jornadas de Sodoma, que me ha tomado algún tiempo leer, a veces me ha parecido tan chocante que he querido relegarlo al olvido, y alguna vez lo he retomado tratando de encontrarle razón, sencillamente no es para mi gusto,pero igualmente no quita intrigarnos ¿por qué está entre los mejores libros del mundo? un recuento de violaciones, asesinatos, que sin duda excitaron y complacieron de una manera de gratificación sexual un tanto particular de Sade mientras se encontraba confinado en La Bastilla a petición de su escandalizada familia.

Este es un libro del que no habríamos tenido conocimiento sin la intervención de la fortuna, aún dudo sobre esta palabra empleada aquí. El Marqués de Sade se encontraba en La Bastilla cuando estalló la revolución francesa, los revolucionaros tomaron la prisión y el Marqués en medio de la revuelta perdió un bolso donde guardaba sus escritos, quizá uno de los de la turba lo tomó y luego le sacó provecho vendiéndolos a no se sabe quién de modo que fue a dar a manos de una familia de abolengo que más de un siglo después le encontró provecho vendiéndolo para su publicación.

La historia se centra en la perversión sexual de algunos ricos libertinos sin duda aburridos de sus vidas demasiado llenas de cosas, y que se idean un pasatiempo que para nada resulta en lo que normalmente ocuparían algunos buenos hombres su tiempo libre, en lugar de irse de caza como se acostumbraba en la época, o acudir a las tertulias literarias que estaban tan en boga, los nuestros “honorables” ricachones se arman de un plan para organizar una orgía que dure tanto como anhelan sus perversiones.

Las desafortunadas serán las mujeres de sus familias, a las que sin consideración alguna, incluyen en su malefico plan y van organizando una cena que más que socializar es experimentar cada día con una perversión nueva, que los llevara por el camino del incesto, la violación y perversiones comparable a otra obra más tardía “La historia de O”. Ya les digo leer requiere eso que nos dijeron un día “criterio amplio” y aún con él por momentos resulta indignante.  Lee “Las ciento veinte jornadas de Sodoma” pinchando aquí

También te interesará:

Historia de O, erotismo desenfrenado en una obra censurada

Escrito por | 25 de julio de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Novela

Artículos relacionados

  • Silas Marner de George Eliot

    Silas Marner de George Eliot, a todos nos gustan las historias en donde las complicaciones cotidianas de la vida suelen arreglarse...

  • El Extranjero de Albert Camus

    El Extranjero de Albert Camus, ésta quizá sea la obra más conocida del gran autor francés Albert Camus que ganó el Premio Nóbel de...

  • 62 modelo para armar de Julio Córtazar

    62 modelo para armar de Julio Córtazar, al autor argentino se le considera un innovador, el maestro del relato corto, el genio de la prosa...

  • Los Europeos de Henry James

    Los Europeos de Henry James, éste más que pensarse en una larga novela de Henry James como otras en su haber como "Retrato de una dama" es...

  • Club de Fans de Irving Wallace

    Club de Fans de Irving Wallace, éste es un estupendo libro de Irving Wallace que intentaron llevar al cine pero que por una u otra razón se...

Comentarios

  1. Filosofía del tocador del Marqués de Sade - 1001 Libros - 28 de febrero de 2012 | 22:03

    [...] Las ciento veinte jornadas de Sodoma del Marques de Sade [...]

Deja una respuesta