Reinaldo Arenas, disidente y rechazado

Si hay que pensar en el autor cubano Reinaldo Arenas, fallecido en New York en 1990 a los 47 años, lo primero que tendríamos a la vista,  es una vida consumida por el hostigamiento y el rechazo, marcado por la tortura y el cautiverio sufrido durante mucho tiempo y luego el exilio, que tampoco fue algo que le liberara del pesar.  Reinaldo Arenas, nació en Cuba  en la provincia de Oriente, era un adolescente en el cruel régimen del dictador Batista  y como tal un soñador que vió en la Revolución cubana como tantos otros, la salvación.   Se involucró en aquella lucha y se pensó que en ella encontraría el aliciente a su escritura y podría realizar su actividad intelectual como soñaba.   Arenas era un hijo del campo, un chico precoz y sensible y algo que la dictadura usaría para rechazarle, perseguirle y condenarle aún hasta el exilio, homosexual.

Cuando la situación le fue patente  luego de la llegada de Fidel Castro, apenas pudo ocultar su desilusión, logró publicar un libro  y  se declaró como tantos otros, un disidente.  Razón que le valió la persecusión y el tormento, pasó años en la triste cárcel de El Morro, dos años en que abundaron las torturas, ya le encerraron en cámaras oscuras con tormentos como la falta de aire a intervalos, le golpearon salvajemente y fueron día a día quebrando el espíritu de un hombre sensible, que a partir de ahí cargaría con el resentimiento y el odio a sus verdugos hasta la muerte.   Intentó mil veces huir sin lograrlo,  hasta aquel año del Exodo de Mariel, cuando logró evadir a la dictadura, cambiándose de nombre, se iba al mundo libre  a escribir, a retomar su vida, a reconstruir sus sueños  o al menos eso pensaba.

No fueron las cosas mejor en el exilio, se sintió que la dictadura le alcanzaba tan lejos, no fue felíz y pronto se sintió desilusionado, trabajo con ahínco y se dedicó a su autobiografía “Antes que anochezca”.   No encontró la felicidad, continúo siendo sí el hombre sensible y el escritor talentoso, la soledad le acompañó hasta el día en que diagnosticado de Sida, decidió acabar con su vida, añoraba sin duda aquellos días infatiles en Holguín, cuando la revolución cubana no le había robado la libertad, vivió siempre entonces sintiéndose perseguido, rechazado por su inclinación sexual, marginado, en un mundo libre al que nunca realmente llegó a acostumbrarse.

La vida del autor cubano, fue magistralmente llevada a la pantalla y él fue encarnado por Javier Bardem, en una de esas pocas películas, que logran trasladarnos el sentir del libro al celuloide, es una película maravillosa que bien vale verla, para conocer al hombre torturado y al autor desilusionado, “Antes que anochezca” es una película que debe verse sin duda alguna y un libro obligado para los que gustan de la buena literatura. 

También te interesará:

TESTAMENTO POLITICO DE REINALDO ARENAS “Queridos amigos: debido al estado precario de mi salud y a la terrible depresión sentimental que siento al no poder seguir escribiendo y luchando por la libertad de Cuba, pongo fin a mi vida. En los últimos años, aunque me sentía muy enfermo, he podido terminar mi obra literaria, en la cual he trabajado durante casi treinta años. Les dejo pues como legado todos mis terrores, pero también la esperanza de que pronto Cuba será libre. Me siento satisfecho por haber podido contribuir aunque modestamente al triunfo de esta libertad. Pongo fin a mi vida voluntariamente porque no puedo seguir trabajando. Ninguna de las personas que me rodean están comprometidas en esta decisión. Sólo hay un responsable: Fidel Castro. Los sufrimientos del exilio, las penas del destierro, la soledad y las enfermedades que haya podido contraer en el destierro no las hubiera sufrido de haber vivido libre en mi país. Al pueblo cubano tanto en el exilio como en la Isla los exhorto a que sigan luchando por la libertad. Mi mensaje no es un mensaje de derrota, sino de lucha y esperanza. Cuba será libre. Yo ya lo soy. 

Escrito por | 19 de marzo de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Biografía

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta