Sabor a Chocolate, el libro más sabroso

Hace más de sesenta años, Adrian Troadec vio a una chica salir de una clase de música. Dos guerras mundiales después, aún funciona la fábrica de chocolate que abrió para conquistarla.
Entre dos continentes, partidas de ajedrez y notas de violín, “Sabor a chocolate” es una sinfonía incompleta de amor y de sueños. Una novela tan intensa y adictiva como el mejor chocolate.

Con más de 100.000 ejemplares vendidos se convirtió en la novela revelación del 2008.
Su autor, José Carlos Carmona (Málaga, 1963), es músico, escritor, doctor en Filosofía y profesor en la Universidad de Sevilla.
Sabor a chocolate es su cuarto libro, ganador del XII premio literario de la Universidad de Sevilla, siendo sus anteriores relatos, Pararse a pensar, Cuentos para después de hacer el amor y El arte perdido de la conversación.

Este libro relata la historia familiar, basada en hechos reales, de una fábrica de chocolates suiza.
Relatado de forma amena, comparte por igual alegría y drama, comedia y tragedia, enganchándote desde la primera página, sin poder dejar de leer hasta que has terminado el libro.

El relato empieza en 1922, cuando Adrian Troadec, un joven alto y desgarbado, vendedor de leche puerta a puerta, se fijó en una joven violonchelista de 16 años, Alma, que tocaba en la pequeña orquesta de la escuela intermedia.

Las peripecias del joven para conseguir llamar su atención pasan por un intento fracasado de convertirse en músico, hasta llegar a aprender jugar al ajedrez para poder jugar con el padre de la chica, gran aficionado a ese juego. Finalmente, al descubrir la pasión de ella por el chocolate, terminará abriendo una tienda de chocolates en el camino que la lleva cada día del conservatorio a su casa.
Pero ni así consigue atraerla lo suficiente, pues ella terminará casándose con un joven aviador norteamericano y trasladándose con él a EE.UU.

Pero ella termina siendo infeliz en aquella tierra y su constante correspondencia con el que fuera su gran amigo en Suiza, ponen en alerta a todos, hasta que el hermano de Alma se traslada a América para traerla de regreso. Sin embargo el hermano termina enamorándose allí, casándose con una mujer embarazada, cuya hija, Eleonor Trap, acabará, años después heredando el pequeño imperio de chocolate que su tío Adrian Troadec, con los años, ha ido construyendo:
“Adrian Troadec llevó a Eleanor a ver la pequeña fábrica de chocolate donde habría de trabajar.[...]
Adrian Troadec era viudo sin hijos [...] metió el dedo en el chocolate y lo probó. Le resultó ácido y amargo. – ¡Que le añadan más azucar! – sentenció Eleanor.
Adrian Troadec sólo guardó silencio. En ese momento comprendió que acababa de comenzar su jubilación.”

Escrito por | 25 de agosto de 2009 con 2 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Escritores y Histórica y Novela y Relato y Romántica

Artículos relacionados

Comentarios

  1. casiperfectoct - 3 de diciembre de 2009 | 12:29

    “una frase histórica y dulce : ¡ LA VIDA ES CÓMO UNA CAJA DE BOMBONES.NUNCA SABES CUAL TE PUEDES ENCONTRAR!

    creo que para ser el primer comentario de este libro, es adecuado

  2. January Rauschenberg - 5 de junio de 2017 | 5:08

    This is the perfect webpage for everyone who really wants to understand this topic. You realize a whole lot its almost tough to argue with you (not that I really will need laugh out loud). You certainly put a fresh spin on a subject that’s been written about for many years. Excellent stuff, just excellent!

Deja una respuesta