Tres nuevos incunables para la Biblioteca Valenciana

El pasado miércoles 2 de septiembre, la Consellera de Cultura y Deporte de la Generalitat Valenciana, Trini Miró, anunciaba la adquisición de tres obras incunables por parte de la Biblioteca Valenciana.

Se trata de dos libros de San Vicente Ferrer y otro de Arnau de Vilanova, impresos en el siglo XV, además de un Plano de la ciudad de Valencia de principios del siglo XVIII y otros tres impresos del siglo XVI.

La Biblioteca Valenciana tiene su sede en el monasterio de San Miguel de los Reyes y este fue el escenario elegido por la Consellera para celebrar su rueda de prensa anunciando la adquisición. Durante el acto estuvo acompañada de Silvia Caballer, directora general del Libros, Archivos y Bibliotecas.

Uno de los objetivos de la Biblioteca Valenciana es la de reunir, conservar y difundir el patrimonio bibliográfico valenciano, en especial de aquellas obras de autores valencianos o de temática valenciana, según recordó la Consellera durante su rueda de prensa.

Los dos libros de San Vicente Ferrer corresponden a sus sermones y uno de ellos fue impreso en Colonia en el año 1487 y el otro en Lyon en el año 1497.

El de Arnau de Vilanova es un libro sobre práctica médica impreso en 1497.

San Vicente Ferrer fue un dominico español, nacido en Valencia en 1350, y es el patrón actual de la Comunidad Valenciana. Conocido popularmente como “Sant Vicenç el del didet”, ya que según la leyenda realizó varios milagros levantando su dedo índice, falleció en Bretaña, aunque dejó un mensaje escrito para todos los valencianos:
“¡Pobre patria mía! No puedo tener el placer de que mis huesos descansen en su regazo; pero decid a aquellos ciudadanos que muero dedicándoles mis recuerdos, prometiéndoles una constante asistencia. y que mis continuas oraciones allí en el cielo serán para ellos, a los que nunca olvidaré.
En todas sus tribulaciones, en todas sus desgracias, en todos sus pesares, yo les consolaré, yo intercederé por ellos. Que conserven y practiquen las enseñanzas que les di, que guarden siempre incólume la fe que les prediqué, y que no desmientan nunca la religiosidad de que siempre han dado pruebas.
Aunque no viva en este mundo, yo siempre seré hijo de Valencia. Que vivan tranquilos, que mi protección no les faltará jamás. Decid a mis queridos hermanos que muero bendiciéndoles y dedicándoles mi último suspiro”.

Arnau de Vilanova, por su lado, fue uno de los más importantes médicos de la Europa latina medieval que también se implicó en cuestiones religiosas y políticas de su tiempo. Nacido en Valencia alrededor de 1238 y fallecido en Génova en 1311, fue autor de una importante obra médica, la mayor parte escrita durante su estancia en la escuela médica de Montpellier donde ejerció tanto de alumno como de maestro, muy difundida y apreciada a lo largo de tres siglos y a lo ancho de toda la cristiandad: apenas hay biblioteca importante que no cuente con copias medievales o ediciones renacentistas de algunos de sus escritos científicos. Fué médico de los reyes de la Corona de Aragón y de su familia, principalmente de Jaime II de Aragón que lo enviaría a frecuentes misiones diplomáticas.

Escrito por | 9 de septiembre de 2009 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Clásico y Escritores y Histórica

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta