“Tu mirada” de Walt Whitman

Me miraste a los ojos, penetrando,
en lo más profundo de mi alma.
El cristal azul de tus pupilas,
me mostraba, mi imagen reflejada.

Me miraste y pediste temblorosa
que un “te amo”, saliera de mis labios,
pero ellos ya no tienen más palabras
pues los golpes de la vida los han cerrado.

Me miraste y tu pelo se erizaba,
y una gota redonda en tu pupila
que brotó, de un corazón roto
y cayó recorriendo tu mejilla.

Me miraste y tu rostro empapado
me exigía una palabra, una respuesta,
y mentí diciéndote “te amo”
por ganar de tu cara una sonrisa.

¿Se necesita tanto sentirse amado? aún cuando el corazón no se engaña  como para recibir una mentira que calme la sensación de no ser amado…

Escrito por | 31 de mayo de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas:
Lee más artículos sobre Poemas

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta