Yo volé para el fuhrer, la historia desde el otro bando

Los sucesos ocurridos durante los  años de la segunda guerra mundial, han sido referenciados por muchos novelistas y actores de aquel triste pasaje de la historia, que se dieron a la tarea de darle al mundo los hechos acorde a su personal perspectiva, y es que tenemos semblanzas de la guerra, para todo gusto.  Ya en estupendas novelas con su toque romántico al estilo de Henmingway en “Adiós a las Armas  y las experiencias personales de algunos autores en medio del conflicto, esplendidamente documentadas como “Arde París“  pero casi todas contadas, por los integrantes de las fuerzas aliadas, los políticos, las víctimas del exterminio, y pocas veces por aquellos militantes de la fuerzas hitlerianas, que sumieron a Europa en una de las épocas más desesperadas.

Yo volé para el Führer” de Heinz Knoke, fue publicada por primera vez en 1957 para entonces los hechos estaban muy por decirlo así “frescos” en la memoria colectiva, y resultó lógicamente un éxito editorial  al que le sucedieron reediciones cada año de los siguientes.  Knoke seguro no se esperaba aquel éxito, primero porque no era un escritor o al menos no se dedicaba profesionalmente a ello, aunque antes de la guerra había escrito algunos artículos en pequeños periódicos en su pueblo, y poemas a algunas de las chicas con las que se relacionó sentimentalmente y que por cierto aparecen en la historia y en imágenes que aparecen en el libro.  Y es que Knoke a quien el fin de la guerra lo ha dejado desempleado ocupándose de teneduría de libros de la que no sabe nada, se ha dado a la tarea de escribir “Yo volé para el Führer” más que todo  por pura terapia personal.

La novela va presentándonos la vida de Knoke desde su infancia en la pobre Koppentrase, su padre un exsoldado convertido en policía, que cree más en el castigo físico que en las palabras  y educa al niño a fuerza de cinturón.  Knoke un pelirrojo y pecoso chico, en sus palabras, es un tanto rebelde y asiste a la escuela en donde no se porta muy cristianamente que digamos, tiene esta parte del libro la frescura de un relato de infancia y la llegada de la adolescencia en la que Knoke asiste al Gimmasium y se ve casi obligado más que por deseo a integrarse en las cada día más poderosas, juventudes hitlerianas y de donde pasará a integrarse a la fuerza de aire del tercer Reich, Luffwafe.

Es un libro interesante por cuando el relato de la historia, vista desde los ojos de aquellos adversarios del resto del mundo, los alemanes. Una guerra y un joven que acabará interviniendo en ella por que es lo que se espera de él, y no porque crea en ella.  Knoke participó en 2,000 misiones de vuelo y fue el que derribó más de 50 aviones aliados.  Un relato ideal para los que gustan de las remembranzas de guerra, y una historia de una persona común que como sin duda otros tantos, participó en ella.  Luego de la guerra Knoke volvió a su tierra y se dedicó a la agricultura, aquella fue su única experiencia literaria, y sin embargo una experiencia muy exitosa.

También te interesará:

Arde París, retrato de la historia

Primo Levi “Si esto es un hombre” relato del exterminio

Escrito por | 17 de marzo de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Histórica y Novela

Artículos relacionados

Comentarios

  1. “Adiós a las armas” amor y guerra con el estilo inconfundible de Hemingway - 1001 Libros - 26 de marzo de 2010 | 6:44

    [...] “Yo volé para el Fuhrer” [...]

Deja una respuesta